Red Bulls ya piensa en Salt Lake City

La apertura de cualquier temporada significa solamente eso, el comienzo de un largo año en el que seguramente las imágenes irán cambiando en función de los resultados. Una derrota inicial son nada más que tres puntos por el camino y la necesidad de realizar los ajustes necesarios para que no se repita en el próximo encuentro.

Jugar como visitante es también un punto en contra para el equipo que deba afrontar esa situación,  dado que en muchos casos el rendimiento aumenta con el apoyo de la parcialidad de cada uno, lo que por lo visto en la primera jornada, es  un punto muy favorable al inicio del torneo de la MLS.

Varias cosas incidieron para que el equipo de Hans Backe no mostrara su mejor nivel en el difícil debut en Dallas, soportando ausencias y suspensiones que conspiraron contra el funcionamiento colectivo y como consecuencia de eso contra el rendimiento individual de sus jugadores.

Desde luego que todo eso va a cambiar. La cara que mostraran los dirigidos por Backe en la pretemporada de México y Arizona fue totalmente diferente, como para estar seguros que lo del Dallas Stadium fue simplemente una mala noche.

Pero no todo fue malo, hay que tener en cuenta por ejemplo el debut del portero Ryan Meara que fue muy destacado, tapando balones muy difíciles, trasmitiendo seguridad y demostrando que muy bien puede ser el titular sin discusión del arco taurino. La actuación del joven nativo de Yonkers, NY, sin que anteriormente tuviera actividad profesional, fue muy buena y disipó cualquier duda al respecto.

Tampoco se puede olvidar la primera actuación de Kenny Cooper con New York Red Bulls, que saltó al terreno de juego con la intención de ganar un lugar en la oncena titular y demostró estar más vigente que nunca, convirtiendo un gol y siendo una permanente amenaza para la ordenada defensa del FC Dallas. Es seguro que Cooper volverá en esta temporada a ser el goleador que todos hemos conocido siempre.

Los jugadores de Red Bulls no se mostraron felices por la derrota pero el resultado se tomó como un accidente de juego destacando que se perdió ante un Dallas que jugó un muy buen partido. Al respecto el capitán y mayor estrella del equipo, el francés Thierry Henry fue claro al expresar “lo de Dallas ya está, ahora hay que mirar al futuro, tenemos un partido el próximo sábado y para ello vamos a trabajar esta semana”. Y así será.

Y otra de las cosas a tener en cuenta para el análisis de lo que nos dejó la primera presentación es la ausencia de dos hombres que pueden cambiar por completo la seguridad defensiva. Backe tuvo que reemplazar nada menos que a Rafa Márquez, con todo lo que eso significa y el entrenador tenia cifradas esperanzas en poder iniciar la temporada con la experiencia de Wilman Conde, quien fuese un pilar del Chicago Fire en su pasaje por la ‘Ciudad de los Vientos’ y que se lesionara apenas a días del primer encuentro de la Temporada Regular. El mexicano recién podrá arrancar el año en el partido debut en casa el próximo sábado 25 de marzo, mientras que se espera que le evolución favorable de la lesión del colombiano le permita por lo menos estar en el banco y a la orden el próximo fin de semana.

En filas neoyorquinas no hay alarma, simplemente el deseo que llegue pronto el sábado para medirse ante Real Salt Lake, en su escenario del Río Tinto Stadium a las 10 de la noche (ET), donde el local ya ganó sus primeros tres puntos  derrotando nada menos que al Campeón, LA Galaxy por un marcador que no dejo absolutamente ninguna duda al respecto.

Sin lesionados de consideración, apenas unos golpes y con la ilusión de mostrar otra cara se inician los trabajos casi en forma inmediata en las instalaciones de New York Red Bulls en la Universidad de Montclair, donde se sacaran las conclusiones y se corregirán defectos de cara al importante partido, un nuevo desafío que también deberán afrontar en carácter de visitante.