La historia de aquella victoria contra Tampa Bay, contada por los protagonistas

Con tan sólo 17 minutos por jugar en el encuentro entre MetroStars y Tampa Bay Mutiny, Giovanni Savarese entró al campo cuando los MetroStars perdían 3-0. Y de repente, en cuestión de tres minutos, entre el minuto 72 y 75, los MetroStars anotaron tres veces. Tras el tiempo reglamentario, el partido terminó 3-3, dejando todo por decidir en los shootouts, donde los MetroStars ganaron 2-1, gracias a los exitosos cobros de Tab Ramos y Rubén Darío Hernández. 

En lo que se cristalizó como la primera victoria en casa del club, los eventos que ocurrieron antes, durante y después del partido son recuerdos que se mantendrán guardados en la memoria de muchos. 

A través de los recuerdos de Ramos, Savarese y Hernández, reviviremos un partido que es dueño de un lugar especial en la historia del club.  

El partido

Tab Ramos: Recuerdo que el partido contra Tampa es quizás el primer partido importante que tuve la posibilidad de jugar con MetroStars porque recuerdo de aquel momento que Tampa Bay tenía un muy buen equipo, con muy buenos jugadores, en particular con Valderrama, Lassiter, Martín Vásquez, y Cle Kooiman. Eran jugadores que estaban establecidos y bueno un partido, la verdad que en aquel momento importante y bonito de jugar.

Giovanni Savarese: Ese partido de verdad fue un partido muy especial porque lo que recuerdo, ese fue el cuarto partido de esa temporada en el ‘96, veníamos de perder tres partidos consecutivos, si recuerdo bien ante el Galaxy, Columbus y New England. Y no habíamos sacado victoria, aparte también era el primer partido que regresaban Tab Ramos y [Roberto] Donadoni, así que era un partido donde esperábamos sacar finalmente la victoria. Creo que el estadio tendría alrededor de 40 mil fanáticos y el ambiente propicio para un gran día. Recuerdo que me tocó iniciar desde la banca y el inicio no fue muy positivo, Tampa dominó el partido, en ese momento ganaba 3-0. Yo desde la banca estaba ansioso de querer participar, de ser parte, pensaba cómo podía ayudar al equipo en ese momento. Recuerdo haber hablado con Tony Meola, que estaba en la banca porque estaba lesionado, y le dije ‘Tony si me meten y hago gol, voy a correr y te voy a meter un abrazo’. Entonces me dice ‘Bueno, que aquí te espero’.

Rubén Darío Hernández: Realmente se generó inclusive antes del partido un gran ambiente porque la gente quería ver al Pibe y a mí, que éramos jugadores representativos en ese momento a nivel de Colombia muy grandes por nuestra trayectoria en la selección Colombia, en el fútbol colombiano. Entonces yo creo que eran ingredientes que hacían que el fútbol de la MLS cogiera mucha más auge, mucha más potencia y la gente se animara mucho más. Efectivamente en la rueda de prensa anterior al partido fue maravilloso por encontrarme con el Pibe, hablar del fútbol, de nuestro país, y estar relacionado con la hinchada colombiana allá en Estados Unidos era algo muy bueno, por eso el partido fue muy agradable de verdad, técnicamente, y para la visión de la gente también.

Once inicial de MetroStars: Thornton, Vermes, Zaun, Knowles, Joseph, Harty (Savarese 63’), Caricola, Ramos, Kydes, Donadoni, Hernández. 

Árbitro: Esse Baharmast

El Tampa Bay del Pibe Valderrama 

Ramos: Creo que el partido lo estábamos jugando bastante bien, justo se dio que, por supuesto, Tampa Bay tenía un equipo muy peligroso, que en cualquier momento te podían hacer gol y bueno se dio así. Se adelantaron en el marcador, pero creo que el equipo siempre siguió jugando igual, jugando fuerte hacía adelante y eso fue lo que nos dio la oportunidad de conseguir el primer gol, que creo que fue un gol de córner, que tuvimos un poco de suerte en el gol. Eso nos dio la posibilidad de meternos en el partido y de ahí creo que fue uno de los partidos más emocionantes de los que he disputado.

Savarese: Tampa Bay era un equipazo, era uno de los mejores equipos en ese primer año, cuidado si no se pensaba que el equipo tenía la suficiente calidad para llegar a la final con Roy Lassiter, que hizo muchos goles, con Valderrama, que la calidad que trajo a la MLS fue impresionante. Me acuerdo bien, creo que en ese año también estaba Giuseppe Galderisi, italiano y mundialista. Había un conjunto de jugadores extraordinarios. El equipo pintaba a llegar muy lejos, pero ese día, logramos revertir un resultado que parecía complicado, un resultado que parecía inalcanzable, perdiendo 3-0, no sólo que se estaba perdiendo, sino que no se conseguía la manera de conseguir el primer gol, no se conseguía la manera de revertir el partido y bueno gracias a Dios al final logramos empatarlo y ganarlo en esos shootouts.

Hernández: Sí fue muy sorpresivo, muy sorpresivo porque Tampa Bay tenía grandes jugadores, sobretodo un delantero muy rápido, Lassiter, creo que se llama y facilitaba el juego con el Pibe Valderrama, que estaba en un gran momento y en pases a profundidad y el pase al vacío para que hicieran los delanteros las finalizaciones era algo espectacular. Ver jugar al Pibe y que la gente haya disfrutado el fútbol de el fue algo maravilloso, y precisamente por ese aspecto fue que el partido se iba perdiendo en los primeros minutos porque el manejo en el mediocampo del equipo de Tampa era maravilloso.

Once inicial de Mutiny: Dougherty, Kooiman, McKinley, Pittman, Wise (Backman 85’), Yallop, Ralston, Vásquez, Valderrama, Lassiter, Viera (Diffley 65’) 

El debut de Roberto Donadoni

Ramos: Por supuesto, Donadoni era un jugador con mucha clase. Creo que fue su primer partido, pero la verdad que tuvimos en aquel momento la suerte de poder jugar con un jugador con tanta calidad.

Hernández: Roberto era un jugador extraordinario, con una potencia en el pase largo impresionante, con los cambios de orientación muy precisos. Efectivamente, fue donde yo logré aprovechar mucho en esa condición a Roberto Donadoni porque él siempre me habilitaba en los cambios de frente, con la orientación que yo le daba bien en el extremo para que lo hiciera y realmente se hacía muy provechoso para nuestro equipo.

La chilena

Ramos: Sí, recuerdo que Giovanni en los primeros cuatro, cinco, seis partidos pareciera que cada vez que tocaba la pelota hacía gol cuando entraba. Normalmente lo hacía de suplente, pero cuando entraba al partido siempre marcaba las diferencias.

Hernández: Ese es un gol espectacular, yo creo que ese gol lo eligieron, el gol del campeonato ese año me parece, o el gol del mes, no sé, pero sí fue un gol de un tinte espectacular en muchos aspectos, porque lo que antecede a la jugada del gol es maravilloso porque yo me acuerdo que empecé a driblar gente por la izquierda, en ese esos tiempos decíamos la punta izquierda, hoy en día, el extremo, y me saqué como tres, cuatro jugadores y llegué a la raya final, y yo vi que Gio estaba bien posicionado y le hice el pase como muy preciso, muy preciso, levantadito, un centro a media altura, pero más tirado hacía el segundo palo para facilitarle a él, la chalaca. Yo pensé que la iba hacer de como de medio lado, como una especie de tijera, pero le salió una chalaca, y realmente fue un gol espectacular.

Savarese: Yo siempre que tenía la oportunidad de entrar al partido, al comienzo, al final o en el medio, cuando fuera. Quería entrar y tratar de cambiar el partido, de ayudar a mi equipo, al grupo de convencernos y trabajar fuerte para conseguir resultados y tratar de conseguir goles. En ese momento recuerdo que cuando entró, justo en esa jugada, Rubencho era un gran jugador, de verdad que tenía mucha calidad. No tuvo suerte en conseguir goles, pero la calidad se veía y venía con un pedigrí extraordinario, entonces ahí gambeteó a un jugador justamente fuera del área en el costado, amagó que iba a centrar, se dio la vuelta, logró meterse otra vez detrás del jugador casi en la línea final, y tira un centro perfecto donde yo hago el movimiento y ahí la veo perfecto para hacer la chilena. Recuerdo que fue instantáneo el movimiento, fue instintivo y al final conectó bien y veo que la pelota que entra, gran calidad de Rubencho.

Los shootouts 

Ramos: En particular no voy a decir que me gustaba. En general, creo que como uno estaba acostumbrado desde chiquito de ver al Cosmos ahí en el Giants Stadium y ver que los partidos se terminaban de esa misma manera, personalmente estaba acostumbrado a ese tipo de manera de vivir partidos. A lo mejor a mí no se me hacía tan raro como a otros jugadores que a lo mejor venían del exterior.

Hernández: Era algo bien preciso para mi fútbol, lo que determinaron allá como el shootout era una acción donde uno arrancaba desde la mitad del campo y en un tiempo determinado enfrentabas al arquero y esa era mi condición, de habilidad, de rapidez, de técnica y de cambio de ritmo en los duelos de uno contra uno. Más contra el arquero. Efectivamente yo siempre era de los primeros que tenía la oportunidad de tirar en los shootouts porque nunca fallé. Nunca fallaba precisamente porque era de las habilidades mías, de enfrentar al arquero, inclusive recuerdo en muchos shootouts que nos tocó, me sobraba el tiempo, no sé cuánto tiempo tenías para terminar la jugada, a mí me sobraba mucho más tiempo por la rapidez, por el cambio de ritmo, y enfrentar al arquero, inclusive me lo sacaba, no definía con anterioridad sino que lo hacía espontáneamente, driblando al arquero. 

Savarese: Terminamos ganando nuestro primer partido y para mí la explosión del público, la alegría, el ambiente cómo cambió en esos 17 minutos me dio la posibilidad de conectarme con los fanáticos y para nosotros conseguir la victoria que esperábamos. Un resultado importante de irnos a casa con una sonrisa después de un momento que parecía que el partido no nos iba ir para nosotros. Así que un recuerdo para mí muy especial ese partido. 

Topics: